Las heridas más extrañas dentro de un vuelo – parte 2

Las heridas más extrañas dentro de un vuelo – parte 2

En la nota anterior hicimos la introducción de esta lista, y aquí te la traemos en todo su esplendor:

  • Un parabrisas menos

En 1990, un piloto de British Airways en un vuelo de Inglaterra a España fue succionado hacia el exterior de la cabina del avión a mitad del vuelo. Poco tiempo después de que el avión despegó de Birminghan hacia Málaga, un parabrisas se salió a 23.000 pies de altura.

La pérdida de presión de aire succionó al piloto fuera de su cinturón de seguridad y hacia el hueco, quedando medio cuerpo del piloto del lado de afuera. Las aeromozas se agarraron de las piernas del capitán para mantenerlo dentro del avión y el co-piloto hizo un aterrizaje de emergencia.

El hombre obtuvo fracturas, shock y sufrió quemaduras del frío, pero en generales estuvo bien. Unos meses más tarde volvió a volar.

  • Una hélice golpea una mujer

Un aterrizaje complicado se complicó aún más para una pasajera de Air Canada el año pasado. Un avión realizando un aterrizaje de emergencia en el Aeropuerto Edmonton International hizo una maniobra que causó que una hélice se rompiera y volara hacia el avión, atravesando una  ventana y pasando justo al lado de una pasajera.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios