Algunas de las comidas más extrañas del mundo

Algunas de las comidas más extrañas del mundo

El mundo de los viajes es además el mundo de los sabores. Es que en todo el mundo, la gastronomía se ha ido desarrollando de formas muy diversas, y es por ello que en las distintas regiones del planeta abundan recetas y tradiciones culinarias de lo más variopintas, y lo que en algún lado es un manjar habitual, en otro causa estupor o franco rechazo. Por esto, vamos a conocer en una recorrida algunas de las comidas más extrañas del mundo.

Por sus ingredientes, por su preparación, porque es impensado que en algunos puntos del planeta puedan deleitarse con lo que en otros ni siquiera nos atreveríamos a probar, es por todo ello que resulta muy interesante conocer estas comidas. Si eres realmente muy valiente, y tienes la mente abierta – y el estómago también – quizá hasta te sirva de guía para tus próximas incursiones gastronómicas.

Balut, Filipinas

Se trata de un huevo de pato fertilizado, que se come crudo, así sin más. Lo que resulta curioso, es que este manjar constituye un embrión de pato parcialmente desarrollado, que se hierve aún vivo y se consume con sal, vinagre y chile.

Se supone que se abre un orificio en la cáscara del huevo, se sorbe el líquido interior, y luego se mastica todo el resto, que incluye plumas, huesos y todo.

Casu Marzu, Italia

Se lo conoce como el “queso podrido”, es típico de Cerdeña y efectivamente, es queso en muy mal estado. El Casu Marzu se hace a partir de la variedad de queso pecorino que se ha echado a perder, tanto como para contener larvas de la mosca del queso, que va comiendo las grasas y formando pequeñas cavidades. El resultado es un queso muy picante, que puede comerse con o sin las larvas en su interior.

Hakarl, Islandia

Es el “manjar” de la foto. Su proceso de elaboración es realmente curioso. El Hakarl se hace a partir de tiburón, de la variedad de Groenlandia. Se lo deja enterrado a poca profundidad por dos o tres meses, luego se lo corta en tiras que se dejan secar por varios meses más, antes de comerlo. Los que lo prueban por primera vez, suelen recibir la recomendación de taparse la nariz y esforzarse por evitar las náuseas.

Tarántulas Crujientes, Camboya

Llegamos al sudese asiático, tierra de desafíos gastronómicos si los hay. La costumbre de comer tarántulas disecadas surgió en Camboya en la época del terror del régimen del Khmer Rouge, cuando el hambre apremiaba a buena parte de la población. Lo que comenzó como necesidad, terminó siendo para los camboyanos una costumbre y un manjar. Se lo sirve como un bocadillo frito, y aseguran que sabe a cangrejo.

Sigue leyéndonos, pues en un próximo post continuaremos con la recorrida.

Vía: Rough Guides

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios