Algunos de los trenes más espectaculares de Francia, segunda parte

Algunos de los trenes más espectaculares de Francia, segunda parte 1

Continuaremos repasando algunos de los mejores trenes de Francia, muy recomendables para paseos increíbles entre paisajes idílicos y atravesando pequeños pueblos de ensueño.

Tren de las Piñas – Provenza

Los pueblos provenzales miran desde lo alto a los pasajeros a bordo del ferrocarril de vía estrecha de Niza. Se le conoce como el Tren de las piñas (Le Train des Pignes), su trayecto sigue el de la costa del mar por las montañas, de más está decir que las vistas son inolvidables. Este tren hace el camino de 151 kilómetros que hay entre Niza y Digne-les-Bains, por el interior casi deshabitado de la Alta Provenza y alcanza una altitud de 1000 metros en algunos puntos.

Una de sus paradas es el bonito pueblo medieval de Entrevaux, que merece recorrerse. También se pueden visitar otros pueblos como Saint-Martin-du-Var, La Tinée, Villars-sur-Var, Annot, Meailles, Chaudon-Norante o la propia Digne-les-Bains.

Tren turístico de Haut-Quercy – Lot

En la región del Lot francés existen diversas recorridas en trenes diesel y de vapor, para ir desde la aldea de Martel hasta St-Denis, por un desafiante aunque escenográfico camino de precipicios (foto).

El punto de partida es Martel, al norte de Cahors, muy cerca de uno de los destinos de peregrinación más clásicos de Francia, Rocamadour. A su vez, Martel es conocida como la villa de las siete torres, fue la antigua capital del vizconde de Turena y alberga parte de la arquitectura medieval mejor conservada de esta zona.

Vapeur du Trieux – Bretaña

Este tren turístico traslada a sus pasajeros desde un puerto bretón hasta un pueblo de artistas siguiendo el curso del estuario del Trieux. Este tren de vapor de 1922 recorre la ribera desde la estación de Paimpol hasta la ciudad de artistas de Pontrieux.

Paimpol es un activo puerto pesquero muy activo, desde allí zarpaban los pescadores hacia los mares de Islandia, en travesías que duraban meses. Por ello, han surgido miles de historias, los que se perdían en el mar son recordados en los cuentos populares y en los chants de marins (canciones de marineros).

Paimpol también es el puerto más cercano a la pequeña Île de Brehat, a 8 kilómetros al norte de la costa y sin coches. La época ideal para visitarla es la primavera, dond eel microclima hace que las flores se abran por todas partes. En la ciudadela, en el extremo suroeste, se ubica su fábrica de vidrio.

Vía: El Viajero – El País

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios