Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Barrio Pelourinho, Bahía, Brasil: donde Amado vio la luz

Barrio Pelourinho, Bahía, Brasil: donde Amado vio la luz

Foto de Barrio Pelourinho, Bahía, Brasil: donde Amado vio la luz

Casco histórico de la ciudad más histórica de Brasil, Salvador de Bahía, el Pelourinho es un barrio en donde se puede palpar a flor de piel el adn brasileño. Es que en ningún otro lugar del pais mais grande do mundo se puede apreciar como aquí la esencia misma del ser nacional albiverde, que se caracteriza por una alegría que desborda, una amabilidad que conmueve, y una valentía para exorcisar las penas con apenas una sonrisa, la danza y el canto que es digna de imitar.

Estas contradicciones, esa salvia del espíritu brasileño es la que capto Jorge Amado en su obra – entre ellas, el título más célebre es Doña Flor y sus dos maridos –. El escritor bahiano pasó buena parte de su vida en el Pelourinho, y eso se reflejó en su prosa. Su casa, una edificación azul con arcadas en el frente fue donada para que se haga un Centro Cultural, que precisamente sirva para la investigación, la difusión y el intercambio cultural de Bahía.

El Pelourinho no sólo es un distrito de contrastes socioeconómicos: también es donde se hace más patente el choque entre la cultura africana de los esclavos y la de los portugueses, generando esta mezcla única y característica, iglesias católicas coloniales bellísimas, y elementos de la práctica del candomblé africano. Por todas partes asoman las típicas bahiazas, gruesas mujeres de oscura piel, que hace que sus blancos vestidos, largos y llenos de puntillas, parezcan aún más blancos.
El Mercado Modelo merece un párrafo aparte; sus muros han sido testigos de lo más cruel de la esclavitud.

Foto de Barrio Pelourinho, Bahía, Brasil: donde Amado vio la luz


Los practicantes de la capoeira – arte marcial de los esclavos, que pretendían alcanzar con ella la libertad – se encuentran en todas las esquinas, mostrando su danza-lucha, prueba de destreza, disciplina y gracia.

En las calles adoquinadas de Pelourinho también podemos encontrar a Olodum, una agrupación de música popular que rescata las raíces afro. Olodumaré, el dios de todos los dioses en el candomblé les prestó su nombre, es una organización que se ha hecho mundialmente conocida por sus sonidos de tambores, y reivindica la lucha social contra la marginalidad y la discriminación.

El Pelourinho tiene cerca de 800 edificios antiguos, siendo el conjunto arquitectónico barroco más importante de Sudamérica. Entre ellos se destacan las iglesias, en especial la del Rosario dos Pretos – rosario de los negros – erigida por los esclavos para usarla ellos mismos, ya que no podían ingresar a las iglesias de “blancos”.

 Como indica la leyenda en el portal de entrada de la Casa de Amado, el Pelourinho es un lugar al que “si vienes en paz, puedes entrar”.

Vía: La Nación

Anímate y déjanos tu comentario