Basílica de Santa Sofía, la joya de Estambul

Basílica de Santa Sofía, Estambul

El nombre de este templo hacer referencia a uno de los títulos divinos, ya que Haya Sofía – tal es su nombre original – se refiere a la Sagrada Sabiduría. Y al verla erigirse, sólo se puede concluir que una obra de arte de esta dimensión, en cuanto a diseño arquitectónico, decoración e historia, sólo pudo haber sido concebido por la inspiración de una sabiduría sagrada. La Basílica de Santa Sofía es la gema de la ciudad de Estambul (Turquía), sólo comparable con la no menos hermosa Mezquita Azul, ubicada a pocos pasos.

Es una de las más logradas obras del arte bizantino, aunque su fisionomía es reflejo de las luchas libradas por el pueblo. En efecto, el emperador Justiniano de Constantinopla la hizo levantar entre los años 532 al 537. Sus arquitectos, Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto la pensaron como una planta casi cuadrada, coronada con una cúpula central. Ésta reposa sobre cuatro arcos, sostenidos a su vez por cuatro columnas. Posee además unos bellos mosaicos bizantinos.

Durante casi mil años, hasta el 1453, fue una iglesia católica. A partir de la conquista de Estambul por parte de los turcos, se convierte en mezquita. Los otomanos enriquecieron la fachada con minaretes, espolones y otros contrarrestos. También se le añaden los cuatro almínares que aún hoy la rodean, así como los medallones decorativos interiores.

Continuó sirviendo a la fe musulmana hasta que en 1935 se transformó en museo, y miles de turistas al año van a admirarla.

Vía: Wikipedia

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios