Paladar Viajero: Baklawa

Baklava

Estos pastelillos de hojaldre, nueces y almíbar se encuentran – en diferentes variantes – en toda la gastronomía del Medio Oriente, del subcontinente indio y de los Balcanes. Es una de las recetas cuyos rastros se han seguido más atrás en el tiempo, ya que hay indicios de una preparación similar – aunque más rústica – entre los asirios, en el siglo VII a. C.

Hasta el siglo XIX se consideró una receta sólo para clases acomodadas y para ocasiones especiales. Los mercaderes griegos pasaron la preparación a Atenas. Allí, le aportaron al baklava la masa de hojaldre, finísima como un papel.

 La expansión del imperio Otomano, fue trasladando la delicia del baklava a todos los territorios. La cocina del palacio de Topkapi, sede del imperio Otomano, tuvo a esta receta como favorita y contribuyó a su popularización.

La preparación es bastante simple: se intercalan hojas de hojaldre con mantequilla y nueces, repitiendo el procedimiento una y otra vez, hasta que se logra el alto deseado. Luego del horneado, se baña los triángulos con un almíbar especiado.

Al morderlos, la sensación de las miles de hojas de la masa, con la pasta de nueces y la humedad y el dulzor del almíbar, es un estallido de sabor indescriptible.

Vía: Wikipedia

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios