Buceo en los naufragios de Bermuda

El célebre Triángulo de las Bermudas es un sitio tenebroso para aviones y embarcaciones, puesto que al día de hoy no se ha logrado explicar científicamente la desaparición de muchas naves en el pasado, que parecen haber sido tragadas por la tierra.

En efecto, la zona marítima circundante a Bermuda ha sido testigo de numerosos naufragios. Pero la desgracia del navegante es el regocijo del buceador, ya que no pocos aficionados al submarinismo se acercan a descubrir los tesoros ocultos del mar.

Así, las aguas cálidas y cristalinas invitan a sumergirse con snorkel o por buceo, para descubrir los barcos hundidos desde décadas, que ahora ya forman parte de la vida submarina.

La sumatoria de factores como la Corriente del Golfo que empuja a los barcos a la zona de Bermuda, donde los arrecifes de coral dificultan la navegación, y que además el área está en pleno corredor de huracanes, no es tan difícil después de todo explicar tantos naufragios. Sin embargo, las aguas poco profundas y cálidas hacen que sea muy sencillo explorar los naufragios.

Los aventureros se encuentran con los antiguos cascos hoy cubiertos de coral, algas y esponjas, y se puede recorrer varios compartimentos de los barcos. Al mismo tiempo, una rica fauna marina donde no faltan los peces loro, los peces ángel, las barracudas, los hipocampos y otros. Uno de los más populares es el Cristóbal Colón, un trasatlántico de lujo español que naufragó en 1936. El buque de carga noruego Iristo sufrió igual destino un año después.

Claro está que conviene tomar los tours guiados por expertos buceadores locales, ya que siempre puede haber algún riesgo en estas prácticas. Sin embargo, bajo la supervisión de expertos, éstos son mínimos.

Vía: BBC Travel

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios