Casas pajizas en Tenerife, legado de su historia

Si recorres la isla de Tenerife y otras del archipiélago canario, puede que te sorprenda ver aquí y allá unas construcciones con techos de paja. Se trata de las casas pajizas, la construcción típica de las primeras casas de la isla tras la conquista, que suelen verse en pequeños grupos llamados pajales.

Desde siempre han sido la casa de gente sencilla, de campesinos, y se han realizado con los materiales que el entorno provee: paredes de piedra – a veces con mampostería de barro. Madera y paja constituyen el techo, un trabajo artesanal del que casi ya no queda quien lo sepa hacer.

Mientras que la paja a utilizar por preferencia ha sido el centeno, también sirve el trigo y hasta rama de árboles. Luego, se forma una estructura de madera donde va apoyada la paja, para lo cual se utiliza castañero, o especies de la laurisilva como aceviño, follao, brezo o haya. La construcción, cuando bien realizada, era un buen aislante térmico y de la humedad, y duraba un tiempo más que considerable.

Entre los sitios donde se pueden ver estas casas pajizas en mayor número, destaca particularmente la zona de medianías del Valle de La Orotava, en el entorno de los barrios de La Florida y Pinolere. Decíamos que no son patrimonio exclusivo de Tenerife, también las hay en El Hierro, en los conjuntos del Pozo de las Calcosas o del Poblado de Guinea.

Hacia los años 90’ se comenzó a conservar como valor patrimonial a las casas pajizas de Tenerife, y se han catalogado más de trescientas en la zona del valle de La Orotava. Es recomendable, por último, visitar el museo etnográfico en Pinolere, en el que se recrean la historia y las costumbres de esta zona de medianías del norte de Tenerife y donde podemos visitar tres pajeros restaurados.

Vía: Lo que pasa en Tenerife

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios