Kreuzberg: el barrio más chic de Berlín

Kreuzberg: el barrio más chic de Berlín 1


El barrio de Kreuzberg en Berlín tiene algo que atrapa y sin lo que no se puede ir nadie que visite la capital alemana. Por esto, lo más recomendable es hacer un tour en el que muestren todo aquello que no está tan a la vista y se explique el porqué y cómo ha llegado a ser el barrio más chic de la ciudad con bares vintage como el Luziagrafitis por doquier, centros culturales y muchos, muchos turcos. De hecho, a este lugar también se le conoce como el barrio turco.

Tenemos que retroceder en el tiempo (hasta finales de los años sesenta) para hacernos una idea de que allí, en el barrio de Kreuzberg, lo único que se podía ver hasta entonces era a las personas con menos recursos económicos. Eso sí, eran personas que tenían ganas de que las cosas cambiaran y, por supuesto, había revueltas y altercados. Es precisamente eso lo que ha quedado y el resto (incluyendo el muro) se vinieron abajo dando pie a un barrio que conserva su toque vanguardista, creativo y combativo, pero sin tintes violentos. Su cambio de imagen radical también vino de la mano de diferentes programas de saneamiento organizados por la IBA (Die International Bauausstellung o lo que es lo mismo la Exhibición Internacional de Edificios, que contó con unos cuantos arquitectos de gran fama) Efectivamente, a la entrada de los años 90 Berlín empezaba a lucir muy diferente a lo que había mostrado hasta entonces.

Qué ver y qué hacer en Kreuzberg

La lista podría ser abrumadora porque hay rincones para sorprender a todos, pero estas son algunas de las actividades y lugares que no pueden faltar.

  • Mercadillo turco. Aquí se puede encontrar casi cualquier cosa (desde telas y abalorios a flores, frutas y verduras) Ni siquiera es necesario que se vaya a adquirir nada. Como casi todo en este barrio lo mejor es disfrutarlo y sentir un poco su palpito. Uno tiene la sensación de trasladarse a otro lugar sin ni siquiera haber salido de Alemania.
  • Visitar mezquitas. Obviamente, con un asentamiento turco tan relevante no es de extrañar el que tengan mezquitas cerca. No en todas ellas se permite la entrada a las mujeres y en algunas tienen más costumbre (por decirlo de alguna manera) de que los turistas pasen por allí. Eso sí, y ante todo, hay que mostrarse respetuoso y seguir sus costumbres. A la entrada siempre hay que quitarse los zapatos, la vestimenta no ha de ser provocativa y hay que mantener silencio. Muchos de los que viajen a Berlín no tendrán entre sus planes el pasar por una mezquita, pero suelen ser sitios que no dejan indiferente a nadie, sobretodo en su interior.
  • Puente Oberbaum. Es el que conecta con el barrio Friedrichshain (otro de los lugares por los que merece la pena pasar) Se trata de un puente con cubierta doble que cuenta con dos torres en el centro. Es todo un símbolo en la ciudad y también de la propia reunificación alemana.
  • Bares y cafeterías. La ya mencionada (Luzia) es un claro ejemplo de esto. Tiene un ambiente espectacular y suele estar siempre lleno, entre otras cosas, por sus buenos precios. Lo mejor es tomárselo con paciencia si toca esperar porque merecerá la pena. Es aquí donde se puede ir después de probar uno de sus exquisitos y tradicionales kebab en algún puestecillo o bar porque, de esto, hay a montones.
Compartir en Google Plus

Acerca de Juanma

Buscador de sitios con encanto.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios