La vuelta al mundo en 80 días

tn_photo-londresphoto-big-ben02.jpg

A partir de hoy, los trotamundos que deambulen por estas páginas se sumergirán en una de las aventuras de ficción más fantástica de todos los tiempos, en la que el genial Julio Verne le dio vida al excéntrico millonario Phileas Fogg, siempre acompañado de su fiel sirviente sirviente Passepartout.

En esta historia – que transcurre en la segunda mitad del siglo XIX –, Fogg apuesta la mitad de su fortuna a unos compañeros del selecto club que frecuentaba, aseverando que era capaz de dar la vuelta al mundo en 80 días, tal como el periódico Morning Chronicle había publicado a modo de hipótesis.

Comenzaremos con Londres – donde Fogg residía –, que es el punto de partida de esta loca travesía, que siguió una ruta por territorios del Imperio Británico.

Hoy nuestro viaje imaginario nos llevará a recorrer el Big Ben, insignia de la ciudad, como no podía ser de otra manera. La Torre del Reloj del Parlamento posee uno de los relojes mecánicos más grandes del mundo, y si bien Big Ben se denomina a toda la estructura, es oficialmente el nombre de la campana principal – Gran campana de Westminster –, que pesa unas 13,8 toneladas. Hubo una primera que pesaba 16 toneladas pero se rompió y fue sustituida. Otras versiones sostienen que se le dio ese nombre en honor a Benjamin Hall, encargado de la construcción.

Luego del famoso incendio de Londres, el 16 de octubre de 1843, se reconstruyó el destruido palacio de Westminster, y con él, la torre del reloj.

Es famoso por su exactitud, rasgo que se trasladó a la imagen que en el mundo se tiene de los ingleses, estereotipados como prolijos, formales, moderados. Prueba de esta fiabilidad es que durante el bombardeo que sufrió la ciudad de Londres durante la Segunda Guerra Mundial por parte de la Aviación Alemana (Luftwaffe), el reloj siguió funcionando y dando la hora con “puntualidad inglesa“. Un verdadero lord inglés, que resistió los embates con hidalguía, y mantuvo su firme y elegante postura para prestarla a la más clásica postal londinense.

Vía: aboutbritain.com

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios