Ironbound, un pedacito de Galicia en Nueva Jersey

Ironbound, un pedacito de Galicia en Nueva Jersey 1

Aquellos que viajan a Nueva York pero ya conocen sus hitos turísticos, quizá puedan aventurarse un poco más allá de Manhattan y de la ciudad, visitando el estado de Nueva Jersey, más concretamente el distrito de Ironbound, donde se encuentra una de las comunidades de gallegos más numerosas de los Estados Unidos, que le valió el mote de Little Galicia. Si te atrapa en Nueva York la morriña (sentimiento que se refiere especialmente a la añoranza de la tierra de donde se procede, término particularmente usado en Galicia), en Ironbound podrás calmarla un poco con algo de la esencia de la tierra gallega, y de España en general.

Ironbound se encuentra entre el aeropuerto internacional de Newark y el río Passaic, a media hora en tren desde la Penn Station en Manhattan, distrito que es muy conocido por su oferta gastronómica de restaurantes y bares de todos los gustos y características. El hecho de que siempre ha sido un barrio multicultural, que reunió a inmigrantes de las más diversas procedencias además de casi 10.000 gallegos entre las décadas del 60’ y 70’, hace que haya menús de todo el mundo disponibles por estas calles, que conservan su característica fisonomía de casas bajas de madera y ladrillo.

Este barrio es plural desde sus inicios, siendo sus primeros habitantes los alemanes en el siglo XIX, seguidos de los polacos y los italianos. El nombre del distrito, sin ir más lejos, proviene de la industria metalúrgica y la red de ferrocarril que la rodeaba.

No fue sino hasta principios del siglo XX que empezaron a llegar los portugueses, y luego a partir de los años treinta, sus vecinos en la Península, los gallegos.

Como decíamos, llegó a haber en Ironbound hasta 10.000 gallegos, dedicados primordialmente a la construcción y el trabajo en el puerto de Newark. Muchos, sin embargo, emigraron a otros barrios pero aún quedan otros tantos viviendo por aquí, y teniendo como punto de encuentro el Centro Orensano.

Con los años, el barrio se pobló también de brasileños, ecuatorianos o mexicanos, por ello en la calle principal Ferry Street es posible hallar pequeños comercios y bares latinos, los carteles están en inglés, español y portugués. También existen panaderías, como Delicia’s, donde venden la famosa empanada gallega por porciones: de carne, bacalao, pollo y carne, y entera por encargo.

Además de la gastronomía, las señas de Galicia pueden hallarse en diversos rincones del barrio, como la iglesia del Inmaculado Corazón de María donde están las Catacumbas de San José. Datan de los años 30’ y tienen estatuas de cera de santos que se encargaron en España.

Sitio Oficial

Vía: Traveler.es

 

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios