Los baños termales de Budapest

Conoceremos uno de los aspectos más destacados de la ciudad de Budapest, pero quizá no tan explotados por los turistas, se trata de su sistema de baños termales. En efecto, ya desde la época de los romanos dos milenios atrás, las aguas termales de Budapest eran ya conocidas y explotadas en baños públicos a los que asistía la población con asiduidad, muchos de ellos siguen en pie hasta nuestros días.

Es que Budapest es la capital que dispone de más pozos de aguas medicinales y termales del mundo, lo que le valió el título en la década del 30’ de Ciudad de los Balnearios. Es que la ciudad está emplazada sobre una red de pozos termales de los que brotan hasta 70 millones de litros diarios, con temperaturas de 21 a 78 grados centígrados, que brotan de 118 fuentes naturales y pozos artificiales. El capital termal de la ciudad abarca hasta 80 manantiales geotérmicos y el mayor sistema de cuevas de aguas termales del mundo.

Sus aguas tienen muchas propiedades medicinales beneficiosas para diversas dolencias, incluso en algunos baños se ofrece una sala para beber el agua, que aseguran que también son muy curativas para algunas enfermedades. En este contexto, destacan distintos baños públicos de todas las épocas. Desde los romanos a nuestros días, sobresalen también los baños de la época turca, entre 1541 y 1686, período en el que se construyeron importantes balnearios.

Repasemos algunos de los más destacados:

Baños Széchenyi

Son los mayores baños termales medicinales de Europa, cuya agua es suministrada por dos fuentes de aguas termales, con temperaturas de 74 °C y 77 °C respectivamente. Se ubica muy cerca de la Plaza de los Héroes (Hosök Tere) y del Castillo de Vajdahunyad. Tiene baños externos que se utilizan incluso en invierno, y otros internos, con variadas temperaturas.

Baños Rudas

Su arquitectura lo hace uno de los más bellos de Europa, deja sin aliento su sala octogonal de columnas y cúpula con vitrales de diez metros de diámetro, es el baño turco más antiguo y mejor ornamentado. Ofrece baños termales y de vapor.

Baños Király

Consta de cuatro piscinas y es un auténtico baño turco en pie desde 1565. Fue construido alejado de los manantiales para asegurarse que podrían utilizarlo aún durante un asedio. Recibe sus aguas del balneario Lukács, otro de los destacados. Típicamente elementos turcos, tiene una sala octogonal con piscina y cúpula.

Baños Gellért

El uso de este espacio termal data de la Edad Media, pero fueron una vez más los turcos los que construyeron este hermoso edificio. El actual Balneario y Hotel Gellért tienen una construcción que fue realizada entre de 1912 y 1918, en estilo Art Noveau, y más adelante, se le sumaron la piscina con olas artificiales y la piscina espumosa. El impacto de su imponente arquitectura ha hecho describir a muchos su experiencia como “tomar un baño en una Catedral”.

Baños Lukács

Datan del siglo XIX, y destaca por los tratamientos que ofrecen, como masajes, terapia con fangos, y pedicura. Cuenta con ocho piscinas, entre las interiores y las exteriores. También cuenta con una sala para beber aguas termales, que aseguran que ofrece alivio a varias enfermedades, en especial las del aparato digestivo.

Por todo ello, y en cualquier época del año, es muy recomendable que tomes un baño termal en Budapest, verás que regresas a casa renovado.

Vía: Lonely Planet

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios