Los Manuscritos del Mar Muerto serán digitalizados con colaboración de Google

El Museo de Israel y Google dieron a conocer un proyecto para digitalizar los Manuscritos del Mar Muerto, de donde salieron textos bíblicos. Así, ya no hará falta para ver estos pergaminos llegar hasta el Museo, sino que podrá observárselos de forma virtual.

En efecto, se tendrá la posibilidad de consultar mediante Internet imágenes de estos documentos tan antiguos, con un nivel de precisión en la imagen nunca antes alcanzado.

“Tenemos el honor de albergar en el Templo del Libro del Museo de Israel los Manuscritos del Mar Muerto descubiertos mejor conservados y más completos. Son de una importancia primordial en el mundo de la cultura monoteísta y son uno de los valores enciclopédicos del museo de mayor relevancia. Ahora, gracias a nuestra colaboración con Google, podemos hacer llegar estos tesoros a un público mucho más amplio”, ha afirmado el director del Museo de Israel, James S. Snyder.

En concreto, los cinco Manuscritos del Mar Muerto que se han digitalizado hasta el momento son: el manuscrito del Libro de Isaías, el de las normas de la comunidad, el del comentario de Habacuc, el del templo y el de la guerra.

Para ver las imágenes, se dirige a los usuarios a los manuscritos online, que se pueden ampliar para que los usuarios examinen el texto con todo lujo de detalle, y apreciar lo que no podría verse a simple vista, pero que las fotografías digitales de altísima resolución realizadas por el fotógrafo Ardon Bar-Hama saca a la luz.

Los Manuscritos del Mar Muerto, que datan del siglo III al siglo I a. C., se descubrieron entre 1947 y 1956 en once cuevas a las orillas del noroeste del Mar Muerto. Los manuscritos se atribuyen generalmente a una secta judía aislada, que en los rollos se denomina “la Comunidad”, y que se estableció en Qumrán, en el desierto de Judea.

El Museo de Israel ha acogido los Manuscritos del Mar Muerto desde su inauguración en 1965. Estos manuscritos, sensibles a la luz, se conservan y exhiben en el Templo del Libro, diseñado por Armand Bartos y Frederic Kiesler, que crearon una bóveda que evoca las tapas de las jarras en que se encontraron los rollos.

Vía: ABC

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios