Los molinos de La Mancha

Los molinos de La Mancha

Son legendarios elementos que definen el paisajes de Castilla-La Mancha, y su fama viene de la mano de una de las obras literarias más importantes de la lengua castellana, como lo es – precisamente – el Quijote de la Mancha. Son aquellos gigantes contra los que luchaba el caballero, y aún es posible encontrarlos en los apacibles paisajes de la campiña manchega, en la Ruta de los Molinos de La Mancha.

En concreto, esta ruta está inspirada en el capítulo VIII de la primera parte de “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, que tiene por título: “Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felices recordación”.

En este capítulo, se relata la salida de Don Quijote de su pueblo, Alcázar de San Juan y emprende sus aventuras.

Esta zona se sitúa cerca de la ciudad de Toledo, es allí donde se sitúan las aventuras de Don Quijote, personaje al que dio vida Miguel de Cervantes. Las extensas llanuras y pequeñas sierras de La Mancha es donde se sitúan uno de los más emblemáticos elementos de esta tierra, que son los molinos de viento manchegos.

Don Quijote, no del todo en sus cabales, veía en estos molinos a gigantes que acechaban a la población, y sale valeroso a combatirlos con su lanza.

La ruta abarca varias localidades de La Mancha donde encontrar estos tradicionales molinos. Destaca por ejemplo un molino sobre el cerro de San Antón, aunque es importante decir que fue también un singular ingenio mecánico ligado históricamente a la economía agraria de la comarca.

El paisaje de La Mancha destaca por sus amplias llanuras, por el clima riguroso, por la presencia del agua en múltiples tipos de humedales con una gran biodiversidad, por las extensas superficies de cultivos de secano y regadío, por rebaños de ovejas, caminos, puentes, carreteras y ferrocarriles y por sus pueblos.

Estos famosos molinos no son más que máquinas preindustriales para moler el grano y originar harina aprovechando la energía de la naturaleza. En Castilla-La Mancha podemos encontrar dos tipos de molinos principalmente: el de agua y el de viento, ambos consecuencia de la geografía y las necesidades de los pobladores.

Algunas de las localidades que son contempladas por esta ruta son Consuegra, Madridejo, Tembleque, Iglesia de Santo Tomé, el cerro Calderito y sus doce molinos, la señorial villa de Orgaz, la villa de Mora, El Romeral, entre otros. Te sugerimos que consultes este enlace para conocer itinerarios y mapas de la Ruta de los Molinos de Castilla-La Mancha.

Vía: Spain Info

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios