Papúa Nueva Guinea: cuna de la Agricultura

Campesinos en Kuk

Recientemente, la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad al sitio agrícola de Kuk, en Papúa Nueva Guinea, ya que se ha comprobado que los pueblos originarios de la zona, han practicado la agricultura desde hace más de 10.000 años, desarrollando los rudimentos de técnicas tal como el drenaje de los suelos. Lo que hace a este sitio tan especial, es que fue el primer lugar donde se tiene conocimiento de haber virado la práctica de la recolección a la del cultivo.

Los pantanos de Kuk se sitúan a 1.550 metros por encima del nivel del mar en el alto Valle de Wahgi, uno de más grandes de la cadena montañosa que atraviesa de este a oeste la isla de Nueva Guinea. En la zona se han producido hallazgos arqueológicos originales, porque el paso de las prácticas de recolección a los primeros cultivos autónomos se produjo en muy pocos lugares del mundo. Kuk tiene suma importancia para la comprensión de uno de los principales desarrollos tecnológicos del hombre moderno.

La zona del sitio es de humedales, y el gran desafío de los pobladores fue el de ganarle a la humedad de los suelos, para usarla a favor. Por ello hay vestigios de montículos que construían, donde utilizaban la base para cultivos que precisaran mucho agua, como los tubérculos comestibles – el taro y el ñame – a la vez que en la cima colocaban plátanos y otras plantas que exigieran menos humedad, ya que fueron uno de los primeros pueblos en domesticarlos. Los cultivos con semillas se desarrollaron en menor medida.

El sistema de drenajes es también asombroso. En Kuk, se obtuvieron los vestigios de actividad agrícola más antiguos y mejor preservados, en cuanto a la intervención del hombre en el terreno, para dejar de lado el nomadismo.

En la actualidad los Kawelka, pueblo nativo, aún viven allí y son agricultores. Se han comprometido a preservar el patrimonio histórico de la zona, lo que supone dejar áreas sin cultivar, y regular la actividad en otras. Para ellos, la noción de patrimonio está directamente ligada a la tierra, como parte de su historia. Entonces, la mejor manera de proteger el sitio de Kuk consiste en permitir a los Kawelka que continúen ocupando y cultivando esas tierras.

Vía: UNESCO

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios