Por la ruta de los hippies

En la actualidad, muchos viajeros no se despegan de su guía Lonely Planet realizada por viajeros auténticos, y que ha llegado incluso a sus versiones para móviles y dispositivos, demostrando que se adapta a los nuevos tiempos. Lo que pocos saben, que una de las rutas que inspiró la creación de esta guía en la década del 70’, fue la Hippie Trail, o en nuestro idioma, la Ruta Hippie.

En efecto, se trataba de un verdadero camino iniciático que los jóvenes de fines de los 60’ y principios de los 70’ realizaban a través de Europa, para sumarse al movimiento hippie: a sus valores, sus emblemas, y su espíritu de libertad. Esta ruta llegaba hasta Asia Central y la India, llevando a aquellos viajeros detrás de la aventura, el sexo libre, los gurús y las drogas.

Así surgió hace 40 años Lonely Planet, hace exactamente cuarenta años. Se llamaba Across Asia on the Cheap (“A través de Asia con poco dinero”). Sus autores eran Maureen y Tony Wheeler, un joven matrimonio de aventureros. Con una furgoneta de segunda mano, llegaron a Kabul a través de los Balcanes, Turquía, Pakistán e Irán.

Allí vendieron el vehículo y continuaron en los más diversos transportes: trenes, camiones a los que hacían autostop, autobuses, como sea. Llegaron a India, Nepal, Tailandia, Malasia e Indonesia. La aventura terminó en Sydney, adonde llegaron con apenas 27 centavos en sus bolsillos.

A los actuales viajeros, acostumbrados a guías, sitios web, apps, oficinas de turismo, foros de viajeros, nos parece increíble que aquellos viajeros emprendían la ruta sin conocimiento, intuitivamente, apenas con los datos del boca a boca de otros como ellos.

Cuando volvieron a casa, el matrimonio Wheeler decidió escribir una guía para viajeros, cansados de repetir todo el relato a sus amigos, entusiasmados a emular su travesía.

Allí plasmaron datos tan útiles como visados, dónde dormir, qué carreteras estaban cortadas, los mejores restaurantes o en qué pueblos te acogían mejor.

Les fue tan bien con esta guía, que con las ganancias emprendieron otro viaje, que resultó en una segunda guía: “El Sudeste asiático para presupuestos reducidos” (South-East Asia on a Shoestring). Luego vino otra guía, otro viaje, y así.

En 1979, hechos políticos como la revolución islámica en Irán y la invasión rusa de Afganistán cerraron el paso para recorrer estos países por tierra.

Pero aquella primera experiencia trotamundos fue el comienzo de todo. Esa primera guía, de tapas amarillas, es de las más famosas y legendarias entre los turistas y aún hoy se sigue editando y vendiendo.

Vía: El País

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios