Ruta por el testimonio del genocidio de Camboya

Muchos países del mundo han sido víctimas de gobiernos totalitarios y de sanguinarios regímenes, pero pocos pueden equipararse al que los Jemeres Rojos o Kmer Rouge llevaron a cabo en Camboya durante casi un lustro hasta hace poco más de treinta años atrás.

Por ello, un viaje por el sudeste asíatico sin dudas regocijará los sentidos con su exuberante naturaleza y sus playas legendarias. Pero además, se puede aprender de primera mano una enorme lección de historia, válida para cualquier ciudadano del mundo, provenga del país que provenga.

La novedad es que unos 14 sitios relacionados al terrible régimen de Pol Pot, se abrirán al turismo. Esto incluye el último escondite en la jungla camboyana donde los jemeres se recluyeron dos décadas y el crematorio donde terminaron con los restos de miles de personas.

La zona que comprenderá esta ruta comienza alrededor de 125 kilómetros al norte de los templos de Angkor, esta área es conocida como Along Veng. Sitios como como el Museo del Genocidio Tuol Sleng, un antiguo colegio reconvertido por los jemeres en centro de interrogaciones y prisión conocido como la S-21, permiten conocer sin suavizar lo más tremendo de la historia de este país.

El gabinete del primer ministro, Hun Sen, que aprobó el plan a principios de este año, declaró que la intención es que “los visitantes nacionales e internacionales conozcan y entiendan a los últimos líderes del régimen genocida”.

No faltaron las críticas a quienes lo ven como un oportunismo. Lo cierto es que los viajeros podrán ahora conocer todos estos espacios, y siempre en un marco de respeto y reflexión, ofrecen una experiencia movilizadora, que puede que sirva para que este tipo de cosas no sucedan otra vez jamás.

Foto: prisión S-21 y Casa de Pol Pot en Along Veng.

Vía: Ocho Leguas

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios