Saint Jean Pied de Port, donde todo comienza

En numerosas ocasiones hemos hablado del Camino de Santiago, la legendaria senda que lleva a los peregrinos a la catedral de Santiago de Compostela y que desde tiempos inmemoriales ha movilizado a fieles creyentes a llegar hasta el altar del célebre templo que se cree que acoge las reliquias del apóstol Santiago.

El punto de partida tradicional del famoso viaje se ubica en los Pirineos franceses, más precisamente en la localidad de Saint Jean Pied de Port, en la región de Aquitania. Forma parte del territorio histórico del País Vasco francés y fue capital de lo que a partir de 1512, tras su separación del resto de Navarra, se comenzó a llamar Baja Navarra.

El Camino de Santiago surge en la Edad Media y discurre a través de 800 kilómetros por importantes santuarios católicos en un trayecto de 800 kilómetros hasta Santiago de Compostela, en Galicia, España. El nombre de la localidad – que se traduce como San Juan Pie de Puerto – hace referencia a su ubicación geográfica, pues en los Pirineos un “puerto” es un pase entre montañas, por ello es natural que desde allí comiencen a andar hasta Galicia.

Visitar esta localidad permite sumergirse en la historia de la célebre senda religosa, pero también es una oportunidad de encontrarse con la cultura del pueblo vasco, a ambos lados de la frontera, ya que Saint Jean Pied de Port dista apenas a ocho kilómetros de la frontera con España.

Por aquí es posible conocer cómo viven los pastores de montaña, y de contactar con algunas costumbres como los juegos de pelota vasca, las danzas, los carnavales populares, el jamón de Bayonne, el vino del valle de Irouleguy o los quesos de oveja del valle de Aldudes.

Además, la localidad es el epicentro de una comarca con una treintena de localidades con encanto, y desde luego, es un punto de partida por excelencia para realizar la famosa ruta del Camino de Santiago.

La oficina de los peregrinos en Saint Jean Pied de Port, que se encuentra en 39 Rue de la Citadelle, da todas las informaciones útiles para el camino: mapas detallados de cada etapa, credencial del peregrino, transporte y albergues.

La recorrida tradicional de los peregrinos indica ir por la Rue de la Citadelle y detenerse en la iglesia Notre Dame du Bout du Pont , para continuar luego por la Rue d’Espagne hacia el río Nive, Desde allí se sigue hacia España, con la credencial del caminante para sellar en cada posta: Roncesvalles, Pamplona, Burgos y así hasta Santiago de Compostela.

Es por ello que esta ciudad pequeña y pintoresca, que parece algo detenida en el tiempo, merece la pena una visita para recorrer sus históricos parajes, los que vieron partir a lo largo de los siglos a tantos peregrinos cargados de fe y esperanza.

Vía: Clarin Viajes

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios