Cómo sobrevivir un viaje familiar en casa rodante

Cómo sobrevivir un viaje familiar en casa rodante

¿Bolsas de dormir? ¡Listas! ¿Linternas? ¡Listas? ¿Malvaviscos para la fogata? ¡Listos! ¿Papel higiénico de disolución rápida? Bueno, eso únicamente supe que tenía que llevarlo después de enterarme de la manera difícil que el papel higiénico de hoja doble no funciona muy bien con el sistema sanitario de una casa rodante.

A pesar de algún que otro accidente de plomería ocasional – o quizás, gracias a eso – unas vacaciones familiares en una casa rodante pueden ser un ejercicio lleno de diversión para unir a la familia.

Antes de embarcarte en tu primera gran excursión a la naturaleza, quizás el poco conocimiento que tengas de acampar en una casa rodante lo hayas ganado de documentales o películas como Conociendo a los Fokkers.

Quizás es por eso que debería haber prestado más atención a la escena hilarante con el desagote de la casa rodante cuando Robin Williams trata de drenar la horrible “agua negra” o “agua sucia” del tanque.

Viajar en casa rodante no es exactamente 5 estrellas, pero el viaje es la alternativa perfecta para alguien que ama la naturaleza y el aire libre, pero tiene sentimientos encontrados con tener que despertarse al amanecer (no conozco a nadie que pueda dormir dentro de una carpa después del amanecer).

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios