Humor, para viajes largos

tn_risas_humor.jpg

A veces – todo dependiendo del destino que se elija – llega un momento que el viaje se torna interminable y la ansiedad por arribar a destino nos desborda. Bueno, a tranquilizarse y prepararse para disfrutar de una de las cosas más maravillosas de la vida como es conocer – o volver a visitar – un sitio diferente al rutinario en el que uno vive.

Así que para relajaros, aquí va un chiste sobre las insólitas situaciones que un viaje puede generar.

Una mujer se va de viaje a Brasil, durante dos semanas. Su esposo la llevó al aeropuerto y le deseó un feliz viaje. La esposa le respondió: “Gracias, cariño, qué quisieras que te trajera?”. El esposo soltó una carcajada y le dijo, “Una brasileña!”. La mujer no dijo nada y fue a embarcarse en su vuelo.

Dos semanas después, él fue a recogerla al aeropuerto y le preguntó: “¿Y, corazón mío, cómo te fue en el viaje?”. “Muy bien, muchas gracias”. “¿Y mi regalo?”. “Qué regalo?”. “Lo que te pedí, pues… la brasileña”
“Ah, ¿eso? Verás,… hice lo que pude, así que ahora tenemos que esperar unos meses para saber si es brasileña… o brasileño”

Vía: yavendras

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios