Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Recortes en hoteles de lujo para bajar costos

Recortes en hoteles de lujo para bajar costos

Recortes en hoteles de lujo para bajar costosEn tiempos de crisis económica, no escapa a nadie que empresas de todos los rubros necesitan desesperadamente bajar sus costos para mantenerse a flote y conservar la competitividad.

En el caso de hoteles de lujo, esta situación no se ha visto reflejada directamente en incrementos de precios – de hecho, por estos días se presentan muchas promociones, ya que precisan mantener los niveles de clientes, cada vez más bajos –. Pero sí es cierto que la baja de costes se ha logrado, en muchos casos, mediante la supresión de ciertas “atenciones”, que antes formaban parte habitual de la política hacia los huéspedes.

Así, un informe del Wall Street Journal deja  a la vista varios casos donde la reducción se hace patente. En muchos establecimientos de la cadena Marriot, la loción para manos ya no se deja en cada habitación, sino que es necesario solicitarla en conserjería.


Quienes se alojan en los hoteles Wyndham, ya no encuentran tantas toallas en la habitación como antes. Y en los Ritz Carlton se han acortado los horarios en los que restaurantes, tiendas y spas permanecen abiertos.

El impacto, aunque sutil, es percibido por la clientela. La cola para realizar los checks in y out es considerablemente más larga que antes, y no esperes que se te ofrezca una taza de café durante la espera. Y los bocadillos que antes uno podía encontrar en el lobby, ya no están.

Los desayunos ya no son tan abundantes y variados, mientras que los artículos de tocador – que solían ser el souvenir de muchos de nuestros viajes –, se reducen al mínimo, si es que aún encontramos algo para nuestra higiene personal.

Los tiempos difíciles han llegado a los hoteles glamourosos.

Vía: Wall Street Journal

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario