El palito de las selfies es el enemigo número uno

El palito de las selfies es el enemigo número uno

Wimbledon es una de los últimos lugares en una larga lista de destinos mundiales donde está prohibido el uso del palito para tomar selfies. Los organizadores del torneo de tenis dieron como razones que “es molesto” pero “principalmente para que no interfiera en el disfrute de los demás espectadores”.

Decisiones similares se han tomado para otros próximos eventos como el Derby de Kentucky y la Conferencia Mundial de Desarrolladores de Apple en California.

Los palitos para selfies tienen una mala reputación, debido a que los viajeros narcisistas se enfocan en sus smartphones, tomando fotografías y compartiéndolas en las redes sociales.

La historia de este dispositivo se remonta a los 80s cuando Hiroshi Ueda, un fotógrafo japonés para Minolta, tuvo problemas para encontrar una manera de tomarse una fotografía él y su esposa durante unas vacaciones por Europa. Ueda creó una patente para lo que él llamó “palo extensor” que fue publicada en los Estados Unidos en 1985.

Comparado con las pesadas cámaras de aquel entonces, los dispositivos delgados y livianos de hoy en día, tienen pantallas digitales que permiten a las personas fácilmente encuadrar la imagen para que salgan ellos mismos y el fondo en la fotografía.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios